La Transi desafina

La Orquesta de la Transi desafina. Sus destemplados vientos ya no soplan a babor ni a favor de nadie. Y aunque se le han gripado ya hasta las tubas, persiste en su afán de atormentarnos con la gloria de éxitos pasados: Fantasía R78 en sí señor sostenido. 40 años de ensayo general y los muchachos sin pasar de pentagrama. Hay que ser duro de oído y zurdo de corazón…

Si algunos ya se huelen que la función es una payasada trágica y una estafa con la que han hecho su agosto unas cuantas generaciones de intérpretes y directores de orquesta, no faltan quienes aún aplauden embrujados ante el espectáculo de cacofonía política instrumental que sirve a los intereses y privilegios autootorgados de aquellos que escribieron el libreto, la Constitución Española, con su dodecafonismo partidócrata y su deconstrucción armónica territorial: las Autonosuyas. Todo tan posmoderno y tan posverdá como la democracia semifusa que dicen representar.

Y es que de eso va el espectáculo, sépanlo o no los teloneros de la CUP: mientras Mariano le pega al bombo constitucional –lento, quasi andante– invocando a valquirias y fiscales generales, y en tanto que el público se enardece agitando banderitas y oscuros atavismos en las gradas, los Patrocinadores se frotan las manos tomándose unos cubatas en el bar y a nuestra salud. El negocio va bien si la función continúa y se mantiene el suspense. Venga, Jordi, ¡otra de calamares y un 155 con mucho hielo!

Aneledes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s