SIRIA O EL CAOS REPTANTE Por Frank G. Rubio

Frank G. Rubio

El montaje desestabilizador ingeniado por los Estados Unidos, Israel y sus aliados europeos, llamado sibilinamente “primavera árabe”, ha encontrado en Siria muy posiblemente un obstáculo definitivo. El 4 de febrero del presente año Rusia y China vetaron en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas las propuestas belicistas de corte humanitario que los Estados Unidos y sus aliados buscaban promover para derribar al régimen sirio, desproveyendo a Irán de uno de sus mejores apoyos. Iniciando así, del modo más descarado, el asalto al núcleo eurasiático. Se había puesto fin a una primera fase que se inició con la operación de difusión de desinformación denominada WikiLeaks , gestionada por las agencias de seguridad occidentales, destinada entre otros objetivos a socavar, para el beneficio estratégico de las potencias citadas, los regímenes del Norte de África y Oriente Medio. Reluctantes a uncirse servilmente, vía la guerra contra Irán, a una campaña anti rusa y anti china de corte planetario.

Hoy Libia, sumida en la anarquía y gobernada por bandas incontroladas de asesinos fanáticos y torturadores , llevadas al poder por franceses, norteamericanos y británicos, con la vicaria y grotesca participación española, muestra a las claras el auténtico rostro de los logros que los medios de desinformación de masas occidentales y la repugnante y viciada Al Jazzeera, tratan de disfrazar con declamaciones como: “el fin de la era de los tiranos” o “el advenimiento de la democracia en el mundo norteafricano”. Puro simulacro.

Ya el gobierno egipcio ha comenzado desmontar las redes que las organizaciones no gubernamentales norteamericanas, pantallas para acciones de subversión e Inteligencia, habían establecido en el país del Nilo para provocar un cambio de régimen favorable a sus designios estratégicos.

Se ha puesto en marcha una hoja de ruta secreta que, a largo plazo, acabará enfrentando Arabia Saudita con Irán, planteando en un contexto de grandes devastaciones una completa recomposición de las fronteras de la zona . Tanto los dos países citados, como Pakistán, serían fraccionados y desaparecerían del campo de los jugadores políticos significativos en la zona. Aparecería un Kurdistán potente, claramente pro occidental y la Meca, y con ella el Islam, sería gestionada por un colegio rotatorio impuesto por Occidente donde tendrían voz y voto todo tipo de cofradías “moderadas”, presuntamente religiosas, férreamente controladas por las agencias de seguridad. Más o menos otra vuelta de tuerca, tras la etapa wahabita, para gestionar con el apoyo de la superstición citada, revitalizada por británicos y norteamericanos tras la voladura controlada del Imperio Otomano, el asalto a los territorios controlados por rusos, indios y chinos. Y un precedente para la implementación de un ecumenismo planetario, imprescindible para esclavizar al personal. Tercer Templo en lontananza y la bestia vaticana, tras los bastidores.

Con la desestabilización de Siria, llevada a cabo por bandas de mercenarios entrenados por especialistas de la OTAN , se busca privar a Irán de un poderoso aliado. Los últimos atentados en Aleppo atribuidos por The Guardian, como The Economist representante del “ala amable” del imperialismo más despiadado, a acciones de “falsa bandera” realizadas por el gobierno sirio pone sobre el tapete el papel de la guerra psicológica lanzada por los medios occidentales contra los ciudadanos del mundo árabe, y sus propios lectores, para justificar el comienzo de la Tercera Guerra Mundial y asentar la reconducción de la crisis. Como ya se hiciera con la Segunda Guerra Mundial y la socorrida fabricación anglo norteamericana del esperpento hitleriano . Ha sido reconocido, incluso por una publicación tan poco de fiar como The New York Times, que estos actos terroristas han sido realizados por Al Qaeda. Cajón de sastre en el que caben todo tipo de partícipes en actividades luctuosas dirigidos en la sombra por las agencias de seguridad. Hasta un antiguo sospechoso del 11M ha aparecido en Siria unido a los “luchadores por la libertad”.

Sintetizando: el objetivo de atacar a Irán no se va a abandonar fácilmente y proseguirán los esfuerzos para desestabilizar el régimen sirio. Recurriendo, como ha hecho muy posiblemente Israel con Irán, al terrorismo puro y duro . Sin olvidar la fantasmagórica ONU, tripulada por uno de los más corruptos Secretarios Generales de su historia.

(Continuará…)

Frank G. Rubio, coautor de “Protocolos para un apocalipsis” y “Pensar el 15M y otros textos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s